lunes, 5 de diciembre de 2016

#ElTemaDeLaSemana: COSAS QUE HACÍA ANTES DE TENER CRIATURAS Y QUE ECHO DE MENOS.


DORMIR

miércoles, 30 de noviembre de 2016

#ElTemaDeLaSemana: ¿PREFERÍAS NIÑA O NIÑO?

Niño. Porque te has criado entre muchas mujeres y sabes perfectamente lo que son seis chicas adolescentes bajo un mismo techo y no querías vivirlo ocupando el rol de reina madre. 


No tienes ninguna queja de tu infancia y adolescencia OJU 
pero siempre has querido probar el lado oscuro y tender calzoncillos.

Niño. Porque se necesitan más buenos hombres buenos en este mundo machista.

Niño. Porque tu egocentrismo te pedía a gritos ser la única abeja reina de la colmena.

Niño. Siempre niño. Como no has tenido hermanos, querías hijos aunque no contabas con las dudas que te surgen a la hora de enseñarles a gestionar las cosas típicamente de niño para las que estás preparando un pequeño workshop doméstico:

"Hacer pipí de pie.¿Es necesario que mees las paredes cada vez que vas al baño?" 
Clases prácticas de puntería impartidas por tu padre y de collejas voladoras si no atinas, impartidas por tu madre.
*plazas limitadas.

Y el karma, la genética o los dos juntos te hicieron caso y has tenido niños. Bravo.
Pero se te olvidó especificar la cantidad y en el segundo embarazo te enviaron dos de golpe, copón.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Personalidades.

Tus gemelos, tan iguales por fuera y tan diferentes por dentro.

Uno es tekki 100%. En cuanto entra un dispositivo electrónico en su campo de visión se le ponen los ojos en blanco y un irrefrenable deseo de posesión se apodera de su mini ser y no para de dar por culo hasta hacerse con ese dispositivo ya sea móvil, tablet, portátil o cosa pequeña con lucecitas y ruiditos infernales. Sin embargo al otro la tecnología le come los huevos. Si le dejas un móvil cerca lo ningunea, a él le gustan las peonzas de toda la vida y los juguetes de madera. Tu otro gemelo es amish.

Mientras uno es espontáneo, simpático y decidido, el otro es reflexivo, observador y muy serio.
Cuando al primero le haces una carantoña en seguida responde con un “¡Bieeeeeeen!” Y el otro tras exactamente la misma carantoña te mira condescendientemente con cara de “te perdono” y sin emitir sonido alguno se aleja de tu vera dejándote con sensación de subnormal profundo irreversible. 

Sin embargo, este mismo gemelo, amish, serio, digno e introvertido adora la música por encima de todas las cosas, animales, personas o Marios Vaquerizos. Canta maravillosamente bien, entona perfectamente y con oír una vez una melodía la reproduce igual pero mejorándole la letra: “tata coqui coqui bababa tatatataaaaaa….”. El gemelo tekki, sociable y extrovertido la baila sacudiendo el culete, se aplaude por lo bien que lo ha hecho y ya, a otra cosa.
Tienen el pacto no escrito de enfermar en días alternos para así asegurarse de que no te relajes y que sigas manteniéndote ágil a las 4 de la mañana "apiretalando" bebés a oscuras.

En cuanto a la comida engullen a la par y comparten gustos salvo en cuatro alimentos muy concretos: queso y sopa versus pan con tomate y magdalenas.

Uno adora el pan con tomate y las magdalenas que son las dos cosas que no hay manera que coma su hermano y los mismo pero a revés con el queso y la sopa. Curioso. Porculero pero curioso.

Lo que sí comparten al unísono y con sumo furor es su pasión por una misma cosa: su hermano mayor.


El cafre de Jomío es su atracción, entretenimiento y torturador preferido, y en cuanto le ven entran en convulsión por salir corriendo tras él, bueno dando saltitos y grititos de eunuco. Son sus groupies particulares, le reciben en casa con los honores de un sultán lanzándole piezas de lego, tirándose encima de él y provocándole para que juegue con ellos y les torture un rato.

Vuestro salón ya no es un salón, es un ring de boxeo muy cuqui.